DSC_0199

Los Transgénicos en Debate

Salud

Los transgénicos fueron liberados para la venta sin que se hayan realizado estudios adecuados sobre el daño que pueden causar a la salud.
En octubre de 1998, un vocero de Monsanto dijo a la prensa “Monsanto no tiene por qué demostrar la seguridad de los alimentos biotecnológicos. Nuestro interés es vender lo más que podamos. Demostrar su seguridad es trabajo de la FDA.” La FDA es la Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos, organismo encargado de controlar la calidad de los alimentos en dicho país. Y efectivamente, la FDA aprobó la venta de alimentos transgénicos basada en estudios que demostraban que éstos eran seguros. Un pequeño detalle: dichos estudios provenían de las mismas empresas que, como Monsanto, querían venderlos.
Desde entonces el debate ha sido intenso en los Estados Unidos y en el mundo entero. Parte del problema se debe al secretismo que rodea a la investigación transgénica, basada en derechos de propiedad intelectual que impiden a terceros acceder a la información clasificada de las empresas. Es decir, la FDA basó su decisión en estudios secretos de las propias transnacionales, que nunca fueron publicados ni evaluados por la comunidad científica.
Algunos estudios sin embargo han llegado a manos del público, y han sido criticados por la comunidad científica, que ha señalado mala interpretación de datos, pobrezas estadísticas, muestreos inadecuados, tiempos de prueba ridículamente cortos.
Hay pocos estudios bien realizados, y por científicos independientes, que no estén a sueldo de las compañías involucradas. Y esos pocos plantean serias dudas respecto a la seguridad de los alimentos transgénicos. Los experimentos realizados en ratas de laboratorio demuestran por ejemplo cambios en la composición sanguínea (5), reducción en plaquetas (6), alteración en el esperma y color de los testículos (7), alteración del ADN del embrión (8), alargamiento del intestino delgado y mutación de las células intestinales (9), cambios estructurales y alteración genética en el hígado (10), alteración del sistema inmunológico (11). Se demostró además que las alteraciones genéticas pueden permanecer ocultas y aparecer recién en la tercera generación (12). Otro de los peligros importantes es la transferencia de resistencia a los antibióticos, que todos los transgénicos tienen, hacia virus y bacterias que pueden afectar la salud humana; hay evidencias de que esto está ocurriendo, y si aumenta puede llegar a inutilizar los antibióticos de los que dependemos para tratar algunas enfermedades graves.
Algunos casos de afectación a la salud han saltado a la luz pública espectacularmente. En 1989 la empresa japonesa Showa Denko K. K. comercializó en Estados Unidos un aminoácido llamado triptofano, producido con una bacteria alterada genéticamente. Durante varios años, la misma empresa había vendido triptófano natural producido mediante fermentación sin problema alguno. Pero el triptófano transgénico causó la muerte de 37 personas y lesionó gravemente a otras 1500 (13). Hay muchos otros casos que permanecen ocultos debido a la falta de apoyo para realizar estudios, por ejemplo los casos de malestar y enfermedad relacionados con el polen transgénico en agricultores de zonas tropicales. Y hay efectos secundarios, como el aumento de epidemias de dengue en Argentina debidas a la desaparición de sapos e insectos controladores en zonas de soya transgénica que reciben mucha fumigación (14).
El uso de transgénicos como medicinas choca con un problema que no es exclusivo de la ingeniería genética sino que tiene que ver con la industria farmacéutica en general. Demasiado a menudo los medicamentos que se lanzan al mercado no cuentan con estudios adecuados, de sus efectos positivos o negativos. Hay casos que parecen positivos, como el de la insulina transgénica, pero en general estamos hablando de un sistema en el cual el experimento se hace directamente con la población, sin su consentimiento.

En Costa Rica se producen semillas transgénicas para la venta. Sin embargo, la población se ha levantado en protesta y al momento el 77% de los municipios del país se han declarado oficialmente Territorios Libres de Transgénicos.

En Costa Rica se producen semillas transgénicas para la venta. Sin embargo, la población se ha levantado en protesta y al momento el 77% de los municipios del país se han declarado oficialmente Territorios Libres de Transgénicos. Foto: Bloque Verde

Problemas legales y sociales

Las empresas tienen derecho ahora no solo a patentar semillas, sino incluso genes dentro de las semillas. Por ejemplo, digamos que yo planto maíz orgánico, y algún vecino engolosinado con promesas de riqueza planta cerca un maíz transgénico. Al año siguiente, yo planto nuevamente mi maicito, que por fuera se ve igualito… y de repente vienen unos agentes que me acusan de haber robado los genes de una empresa. ¿Qué sucedió? Pues que al cruzarse ambos tipos de maíz, el mío se contaminó con algunos genes del maíz del vecino, y estos genes pertenecen a la empresa. Aunque la planta y la semilla son mías, desde el punto de vista legal yo he “robado” a la empresa. Y me llevan a juicio.
Este caso alucinante le sucedió al productor y fitomejorador de colza Percy Schneider en Canadá, y les sucede cada año a miles de productores en Estados Unidos. Percy tuvo relativa suerte: no perdió todo lo que tenía, aunque tuvo que aguantar diez años de juicios y hoy el gobierno canadiense “recomienda” a sus agricultores no guardar semilla. Los productores estadounidenses llegan a acuerdos secretos con las empresas, por lo que no se sabe exactamente lo que les pasa. Monsanto tiene un presupuesto de varios millones de dólares para llevar a esos agricultores a juicio, cada año.
Otro caso espectacular fue el de Indonesia, en 2001, cuando el gobierno convenció a campesinos que se embarquen en un crédito para la adquisición de semilla de algodón transgénico de Monsanto, junto con el paquete químico asociado. La compañía prometió rendimientos de 3 a 4 toneladas por hectárea, razón por la cual muchos campesinos se embarcaron en el crédito, a pesar de que el costo de este paquete era 16 veces mayor al de la semilla local. Pero el rendimiento real fue en promedio de solo 1,1 toneladas por hectárea, y el 76% de los campesinos no pudieron pagar el crédito, lo que llevó a protestas y al cierre de la operación por parte de Monsanto en el país en 2003, acusando al gobierno del desastre. En 2005, el Departamento de Justicia de los EEUU condenó a Monsanto al pago de 1.5 millones de dólares, cuando se demostró que había practicado el soborno para obtener los permisos necesarios para su operación en Indonesia (17).

En septiembre de 2015 la organización FECAOL denunció la presencia de soya transgénica cultivada en Ecuador, a pesar de la expresa prohibición constitucional a su cultivo. Esto provocó un nuevo despertar de la sociedad civil, como se expresó en esta marcha del 16 de octubre en la ciudad de Guayaquil.

En septiembre de 2015 la organización FECAOL denunció la presencia de soya transgénica cultivada en Ecuador, a pesar de la expresa prohibición constitucional a su cultivo. Esto provocó un nuevo despertar de la sociedad civil, como se expresó en esta marcha del 16 de octubre en la ciudad de Guayaquil. Fotos: Stephen Sherwood

DSC_0207

Conclusión

En la naturaleza los cambios genéticos se dan evolutivamente: el ambiente cambia, y las plantas se adaptan, buscando siempre las mejores condiciones para aprovechar los recursos que encuentran en su entorno;a esto se suma la intervención humana para adaptar lentamente las plantas a sus necesidades en el contexto ambiental de cada región. Pero los cambios realizados por la ingeniería genética no tienen relación alguna con el entorno, no representan adaptación a condiciones reales. No son evolutivos. Y tampoco responden a los gustos y necesidades de los consumidores.
La manipulación genética actual está fuera de control, beneficiando a un pequeño sector económico con costos enormes para el resto de la sociedad.
El Ecuador y el Perú deberían mantenerse libres de semillas transgénicas, como parte esencial de su estrategia de soberanía alimentaria, como salvaguarda de futuro desarrollo económico, y como refugio de biodiversidad para beneficio de la humanidad. El resto de países deberían seguir el ejemplo de Costa Rica, donde la ciudadanía ha ido liberando sus territorios de transgénicos. Los estudios para desarrollar medicinas y otros compuestos con biotecnología deben ser analizados con extremo cuidado, y no deben ser liberados sin antes haber sido correctamente analizados por la comunidad científica. Los alimentos que contengan transgénicos deben ser etiquetados como tales, para que la población pueda elegir entre ellos y alternativas más saludables, en sana democracia de mercado. Pero sobre todo, como sociedad debemos invertir en tecnologías menos costosas, más seguras y más soberanas, que ayudarán a nuestros pueblos a levantarse económicamente de forma sostenible en armonía con el ambiente.

BIBLIOGRAFÍA
1. ETC Group. Who owns nature? Corporate power and the commodification of Life. 2008. Descargable en: http://www.etcgroup.org/content/who-owns-nature
2. GM Watch. Millons served: the GM Sweet Potato. Resumen del caso publicado en: http://www.gmwatch.org/gm-myths/11132-qmillions-servedq-the-gm-sweet-potato
3. Institute for Science in Society. GM Crops Failed. Resumen de investigaciones publicadas, http://www.i-sis.org.uk/GMcropsfailed.php
4. Vélez, Germán. 2012. Cultivos Transgénicos en Colombia. Presentación a representantes de la Asamblea Nacional del Ecuador, Quito.
5. Mackenzie, S. A. et. al. 2007. Thirteen week feeding study with transgenic maize grain containing event DAS-O15O7-1 in Sprague-Dawley rats. Food and Chemical Toxicology. 45:551-552.
6. Peng D. Chen et al. 2007. Safety assessment of transgenic Bacillus thuringiensis with VIP insecticidal protein gene by eeding studies. Food and Chemical Toxicology. Jan 11.
7. L. Vecchio et. al. 2004. Ultraestructural analysis of testes from mice fed on genetically modified soybean. European journal of histochemistry 48, no. 4.
8. Oliveri et al. 2006. Temporary depression of transcription in mouse pre-implantion embryos from mice fed on genetically modified soybean. 48th Simposio de la Sociedad de Histoquímica, Lago Maggiore, Italia.
9. Ewen, S., Pusztai, A. 1999 Effect of diets containing genetically modified potatoes expressing Galanthus nivalis Lectin on rat small intestine. The Lancet 354.
10. Malatesta, Manuela et al. 2002. Ultraestructural morphometrical and immunocytochemical analyses of hepatocyte nuclei from mice fed on genetically modified soybean. Universidad de Urbino, Italia.
11. Teshima, R. et al. 2002. Effect of subchronic feeding of genetically modified corn (CBH351) on inmune system in BN rats and B10A mice. Shokuhin Eiseigaku Zasshi. 43:273-9.
11 (b). Seralini, G. E. et al. 2007. New analysis of a rat feeding study with genetically modified maize reveals signs of hepatorenal toxicity. Archives of Environmental Contamination and Toxicology, marzo 13.
12. Cyran N. Gully et al. 2008. Biological effects of transgenic maize NK603xMON810 fed in long term reproduction studies in mice. Intitute fur Ernahrung, Austria.
13. Subcomité Intergubernamental de Recursos Humanos, Comité de Operaciones. 1991. Regulación del suplemento dietético L- Triptofano. Casa de Representantes, Washington, D.C.
14. Lapolla, Alberto. 2009. Sojización y dengue: una mancha más para el complejo sojero.
15. International Service for the Acquisition of Agri-Biotech Applications, 2015. Pocket K No. 16: Global Status of Commercialized Biotech/GM Crops in 2014. http://www.isaaa.org/resources/publications/pocketk/16/.
16. Hawkes, Logan. TDA seeking emergency approval for propazine. En Southwest Farm Press, 23 de junio de 2014. http://southwestfarmpress.com/cotton/tda-seeking-emergency-approval-propazine
17. BBC News. Monsanto fined $1.5m for bribery. 7 de enero de 2005. http://news.bbc.co.uk/2/hi/business/4153635.stm

Si te gustó este artículo, te invitamos a suscribirte. Allpa publica quincenalmente un nuevo artículo que no querrás perderte.
Foto portada: Stephen Sherwood

Comparte este artículo