wvetiver-hedge-copia

Diseño Hidrológico con Vetiver

Una técnica muy antigua

Al inicio de los sesentas, los analistas financieros del Banco Mundial John Greenfield  y Dick Grimshaw, recibieron una consigna muy peculiar: durante sus misiones de análisis económico en los países del Sur, debían buscar inventariar y documentar un método sencillo, eficaz y de bajo costo para el control de la erosión. En las islas Fiji, Greenfield observó que los cañaverales estaban bordeados de un pasto rígido y alto, capaz de frenar la erosión del suelo. Rastreando la procedencia  de esta gramínea, que los nativos denominaban Khus, descubrió que provenía del oeste de la India, en los pantanos de Bombay, en un clima muy húmedo y caluroso.

Grande fue la sorpresa de Greenfield y Grimshaw al descubrir durante sus misiones que en varios países asiáticos, los campesinos implementaban desde hace mucho tiempo atrás, la técnica de control de la erosión con la misma gramínea que encontraron en Fiji y Bombay. En India los agricultores lo llaman ¨Ramaccham¨ o ¨Vettiveeru¨ y lo utilizan para mantener cercos vivos alrededor de sus explotaciones agrícolas y reforzar las riberas de los ríos. En Indonesia lo denominan ¨Aga wangi¨ y se usa para delimitar los arrozales. En Sri Lanka se llama ¨Vilhalver¨ y se utiliza para establecer las terrazas en las plantaciones de té. Así mismo, el análisis genético del Vetiver, demostró que en todo Asia se utiliza la misma especie, cuyo nombre científico es Chrysopogon zizanioides (syn. Vetiveria zizanioides).
En el norte y en el sur de la India se encuentran dos poblaciones diferentes; la población del norte florece y produce semilla fértil, mientras que la población del sur algunas veces florece, pero nunca produce semilla viable, por lo que no se expande ni invade el terreno. Como consecuncia, la población del sur resultó ser la fuente del material que fue distribuido por todo el mundo tropical y sub-tropical en la década de los noventas cuando se introduce a través de centros de investigación agrícola, tales como el CIAT (Centro  Internacional de Agricultura Tropical), ubicado en Palmira- Valle, Colombia, desde donde se distribuyó a los países vecinos. En 1996 se estableció una plantación de Vetiver en el norte del Ecuador (en el Parque Bambú) y desde entonces se ha distribuido a todos los rincones del Ecuador.

Las características de Vetiver

Es bien sabido que la introducción de especies vegetales foráneas en un ecosistema puede afectar a las especies nativas y convertirse en plantas invasoras o constituirse como una plaga que amenace a la flora endémica. Este no es el caso del Vetiver, ya que al ser una gramínea perenne con poca inflorescencia y semillas estériles, únicamente se reproduce asexualmente por división de raíces, de la misma manera en que lo hace la planta “Hierba Luisa” (Cymbopogon citratus), comúnmente reconocida en nuestro país.

Derecha: varias raíces agrupadas. Izquierda: las raíces separadas, listas para la siembra.

Derecha: varias raíces agrupadas. Izquierda: las raíces separadas, listas para la siembra.

Aunque a través de los años se ha ensayado la utilización de diversas especies vegetales, tanto herbáceas como arbustivas para prevenir la erosión del suelo en los trópicos y sub-trópicos, hasta ahora sólo el Vetiver ha pasado la prueba del tiempo. Como queda de manifiesto en la enumeración de sus características, que se presentan  a continuación, y que se deriva de observaciones tomadas en todo el mundo sobre ella, esta planta resulta ideal  para la conservación del suelo y la humedad. No se conoce ninguna otra especie que la iguale en resistencia y utilidad.
–    Cuando se planta correctamente (en forma de barreras en curvas a nivel), el Vetiver forma rápidamente un cerco espeso y permanente.
–    Tiene un sistema radicular fuerte y fibroso que penetra y fija el suelo hasta una profundidad de 2,5 a 4 metros y puede resistir los efectos de la tunelización y el agrietamiento.
–    Es perenne y requiere solo de un mínimo mantenimiento
–    Su corona se halla bajo la superficie, lo que la protege contra  el fuego y el exceso de pastoreo.
–    Es una especie tanto xerófita como hidrófita, lo que significa que una vez establecida puede resistir por igual sequías e inundaciones, prolongados períodos de sin agua o de anegamiento.
–    No compite con otras plantas, por lo que se la puede usar en medio de cultivos.
–    Crece desde el nivel del mar hasta los 1300 metros. En algunos microclimas favorables puede llegar a los 1500 metros. No prospera en climas donde la temperatura baja de los 18º centígrados, por lo que no es apto para las zonas de montaña.
–    Es una planta que se adapta rápidamente; aun cuando todas las demás plantas de los alrededores han sido destruidas por la sequía, inundaciones, plagas, enfermedades u otras circunstancias adversas, el Vetiver permanece en su lugar para proteger al suelo de las próximas lluvias.

(continúa el artículo en la próxima página)

Comparte este artículo