wvetiver-hedge-copia

Diseño Hidrológico con Vetiver

Por Piet Sabbe, Ecuador

En base a su experiencia en la finca Parque Bambú, Piet nos describe el uso del vetiver para controlar la erosión y el diseño hidrológico para regenerar laderas.

1. Diseño Hidrológico

En un paisaje muy accidentado como el de los Andes, es fundamental poder aprovechar al máximo el agua proveniente de la lluvia. Con cada precipitación, miles de litros de agua corren por laderas y quebradas loma abajo, convergiendo en los ríos y finalmente desembocando en el mar. Si la lluvia cae en terrenos sin cobertura vegetal, arrastra una finísima capa de tierra cada vez, provocando la pérdida del suelo fértil y afectando la productividad. Esto causa una erosión mucho más grande de lo que imaginamos, millones de toneladas de suelo fértil se pierden así cada año.
El diseño hidrológico pretende captar el agua de lluvia en un punto – llamado punto clave – y dirigirla mediante un canal o zanja hacia las partes de la ladera que carecen de humedad. Así logra mantener más tierra húmeda, favoreciendo la proliferación de  microorganismos y la creación de humus. Debemos este concepto  a P.A. Yeomans, quien lo desarrolló en Australia, desde donde fue popularizado por la Permacultura. En América Latina, ha sido llamado “Crianza de Agua” o “Cosecha de Agua y Tierra¨, uno de sus mayores difusores es Eugenio Gras, de México.

Este técnica requiere de un análisis a fondo de la topografía y el trazado de las curvas de nivel en el terreno. Una curva de nivel es aquella que sigue el contorno de la ladera exactamente a la misma altura; son las líneas que podemos ver en los mapas topográficos.
Con base a este estudio, se define el punto clave: aquel donde el perfil de una loma pasa de ser convexo a cóncavo. La curva de nivel situada en este punto exacto se denomina línea clave. En un lugar adecuado a lo largo de esta línea se construirá un reservorio para colectar el agua de lluvia que baja de las lomas, y un canal que siga la línea clave por donde correrá el agua del reservorio hacia  las partes secas de la ladera.

wpaso1

wpaso2

wpaso3

2. El Vetiver (Chrysopogon zizanioides)

El vetiver es una planta herbácea de la familia de las Poaceas, nativa del Sudeste Asiático y de la India. Crece hasta 1.5 metros de altura pero envía su raíz hasta 4 metros de profundidad, sujetando el suelo. Prefiere climas tropicales, calientes.
Entre los usos tradicionales del vetiver están los medicinales: la medicina ayurvédica lo considera una planta amarga y astringente, útil para tratamientos digestivos y de la sangre. Su aceite esencial se usa en perfumería y cosmética, además de poseer propiedades medicinales propias, como alivio al reumatismo. La parte utilizada para todos estos menesteres es la raíz.
Sus hojas se usan en cestería, para fabricar cuerdas y en manualidades.

wvetiver-madura

El vetiver en la agricultura

El sentido común nos indica que no es conveniente labrar la tierra cuando las pendientes son muy inclinadas, ya que con cada lluvia torrencial perderemos suelo hasta que éste se torne estéril, árido y sin vida. Sin embargo, la mayoría de los agricultores que cultivan en pendientes, lo hacen sin precaución alguna.

En tiempos precolombinos, los pueblos originarios construyeron terrazas y terraplenes en zonas con pendientes inclinadas de manera tan exitosa, que incluso hoy en día es posible observar los remanentes de tan sorprendentes obras en el paisaje. Reanudar esta práctica, construyendo muros de contención con rocas tal y como lo hicieron los antepasados, resultaría muy costoso, sumado a que la disponibilidad de los materiales en muchos lugares es limitada.

Una solución más sencilla para la labranza en pendientes, es la instalación de barreras vivas; estas son hileras de especies vegetales preferiblemente perennes y de crecimiento denso, establecidas en curvas de nivel, que reducen la velocidad de escorrentía superficial y que con en el paso de algunos años, se pueden transformar en terrazas ¨inducidas¨. Se las denomina Terrazas de Formación Lenta.

gráfico Vetiver frena la escorrentía

En los valles interandinos, estas barreras vivas se pueden formar usando Pasto Milín (Phalaris tuberosa), Retamo (Retama sphaerocarpa), Aliso (Alnus acuminata) y otras especies vegetales. En las partes bajas, hasta los 1500 metros sobre el nivel del mar, la gramínea Vetiver ofrece el método vegetal de conservación de suelo más eficiente.

(continúa el artículo en la próxima página)

Comparte este artículo